Go to Contents
Buscar

Nacional

(4ª AMPLIACIÓN) Las infecciones diarias permanecen por debajo de 50 por 2º día consecutivo y los casos ligados a las reuniones religiosas siguen en aumento

30/06/2020 22:41
Los ciudadanos esperan a ser sometidos a la prueba del nuevo coronavirus, el 30 de junio de 2020, en un centro de exámenes del COVID-19, en Gwangju, a 329 kilómetros al sur de Seúl, en medio de las preocupaciones sobre una mayor propagación comunitaria.

Seúl, 30 de junio (Yonhap) -- Los casos adicionales del nuevo coronavirus en Corea del Sur han permanecido, este martes, por debajo de 50 por segundo día consecutivo; sin embargo, siguen aumentando las infecciones procedentes del extranjero y las vinculadas a las reuniones religiosas.

Las autoridades sanitarias dijeron que podrían imponer regulaciones sobre las reuniones a pequeña escala ligadas a las iglesias, en caso de que el virus siga propagándose a lo largo del país debido a este tipo de encuentros.

El país añadió 43 casos nuevos, incluidas 23 infecciones locales, lo que elevó la cifra total de casos positivos a 12.800, según dijo el Centro para el Control y la Prevención de Enfermedades de Corea del Sur (KCDC, según sus siglas en inglés).

La cifra supone un ligero incremento en comparación con los 42 casos informados el lunes y una fuerte disminución frente a los 62 casos del domingo.

Las autoridades sanitarias surcoreanas siguen preocupadas por el aumento constante en las infecciones locales y casos importados, lo que podría provocar otra ola del brote del virus durante el verano.

Entre los casos de transmisión local, 13 fueron reportados en el área metropolitana de Seúl, una región densamente poblada.

El virus se está propagando rápidamente a zonas más allá del área metropolitana de Seúl, lo que ha generado temores sobre una mayor propagación a otras partes del país.

El KCDC dijo que se reportaron cinco casos adicionales en la ciudad central de Daejeon, incluidos dos estudiantes de primaria que entraron en contacto con un compañero de clase, y tres casos en Gwangju, a 329 kilómetros al sur de Seúl. También se detectó un caso en la provincia oriental de Gangwon y otro en la provincia de Chungcheong del Norte, localizada en el centro del país.

Las autoridades sanitarias expresaron preocupaciones por las transmisiones del virus ligadas a las pequeñas reuniones, que han seguido siendo un lastre para sus esfuerzos de contención de la pandemia.

Se impondrán medidas restrictivas más severas si el COVID-19 continúa propagándose a través de pequeñas reuniones, dijo a los reporteros Yoon Tae-ho, un funcionario de alto rango del Ministerio de Salud y Bienestar Social, sin entrar en detalles.

El 30 de junio de 2020, el personal de prevención epidemiológica desinfecta el aula de una escuela primaria en Daejeon, a 164 kilómetros al sur de Seúl, ya que uno de sus estudiantes dio positivo en la prueba del COVID-19.

Sin embargo, agregó que no es momento de que el país considere elevar el grado de distanciamiento social al nivel 2, ya que la situación presente del virus es manejable con el sistema médico actual.

El KCDC dijo, previamente, que el país se encuentra, en este momento, en el nivel 1 de un plan de distanciamiento social de tres niveles, ya que el número de infecciones diarias, que en su mayoría han estado por debajo de 50, es manejable, considerando sus capacidades de respuesta contra el virus.

El viceministro de Salud y Bienestar Social, Kim Ganglip, dijo, en un foro sobre la paz, organizado por la Agencia de Noticias Yonhap, que el país aún tiene un largo camino por recorrer en su lucha contra el virus y podría tener que prepararse para una pandemia prolongada.

Agregó que el mayor desafío que tiene el país por delante son los miedos de que la pandemia del COVID-19 no termine pronto.

Las infecciones grupales ligadas a las iglesias, en el área metropolitana de Seúl, han surgido como una pesadilla para los esfuerzos del país contra el virus.

El subdirector del KCDC, Kwon Jun-wook, dijo, en una sesión informativa, que instan a la gente a tomar medidas de precaución para intentar evitar la propagación del virus a través de las reuniones.

A fecha de este martes al mediodía, los casos relacionados con una iglesia importante, en el distrito suroccidental de Gwanak, en Seúl, alcanzaron los 31, lo que supuso un aumento de tres frente a los casos reportados el día previo. Los casos vinculados con una iglesia en Anyang, al sur de la capital, aumentaron en uno, hasta los 23.

Se informaron dos casos adicionales ligados a un templo budista de Gwangju, lo que elevó su total a 14.

Las autoridades sanitarias están considerando la adopción de medidas "efectivas" para frenar la propagación del virus en las iglesias y otras instalaciones religiosas.

Corea del Sur ha estado atenazada por el aumento en las infecciones grupales esporádicas en el área metropolitana de Seúl, desde que el país alivió las pautas de distanciamiento social estricto, el 6 de mayo, gracias a que se logró aplanar la curva de infecciones.

Los funcionarios sanitarios advirtieron que podrían considerar la imposición, en todo el país, de las medidas endurecidas de prevención epidemiológica, que ya se encuentran vigentes actualmente en el área metropolitana de Seúl, si se exacerba la situación del nuevo coronavirus.

Las autoridades sanitarias urgieron, el lunes, a los ciudadanos, a evitar las reuniones y propusieron vacaciones escalonadas durante la temporada de verano para contener el virus.

El KCDC dijo que ha estado realizando pruebas de anticuerpos en unas 3.000 muestras de sangre, en un intento de medir la inmunidad de las personas contra el coronavirus.

Asimismo, el país reportó 20 casos importados adicionales, lo que elevó su total a 1.582.

Los casos importados, que una vez fueron la fuente principal del virus en el país, bajaron a un solo dígito, a principios de este mes, después de que el país endureciera, en abril, las medidas de prevención epidemiológica para las llegadas internacionales.

Sin embargo, tales casos han vuelto a repuntar en dos dígitos desde mediados de junio.

Mientras tanto, el país no reportó ninguna muerte adicional por el virus, lo que mantuvo el total de fallecimientos en 282. La tasa de mortalidad llegó al 2,2 por ciento.

El número total de personas dadas de alta de la cuarentena después de recuperarse completamente se situó en 11.537, lo que supone un aumento de 108 en comparación con el día anterior.

El país ha realizado 1.273.766 pruebas del coronavirus desde el 3 de enero.

En relación con los esfuerzos más amplios para abordar los brotes que se espera que continúen hasta que se desarrolle un medicamento o vacuna de tratamiento, una reunión del comité estatal de gestión de enfermedades infecciosas pidió que se reservaran más camas de hospital para pacientes con COVID-19 y la contratación de al menos 130 investigadores de epidemiología más.

El comité dijo que las regiones del centro, sudeste y sudoeste deben estar preparadas para más brotes y que es necesario evaluar el tamaño de la reserva estratégica nacional para contrarrestar las enfermedades infecciosas en el futuro.

Luego aconsejó que se formaran juntas de apoyo dedicadas a las enfermedades infecciosas para las grandes ciudades y que se cambiaran las leyes existentes para prevenir mejor la afluencia de personas que podrían traer la enfermedad desde el extranjero.

Los ciudadanos cruzan la calle a la hora del almuerzo, llevando puestas mascarillas protectoras, el 29 de junio de 2020, en las cercanías del Ayuntamiento, en el centro de Seúl.

adrian@yna.co.kr

(FIN)

Últimas noticias Nacional
Tamaño del texto

Ejemplo del tamaño de letra

A A

Guardado

COMPARTIR

Para obtener el enlace, pulse de forma prolongada la URL