Go to Contents

Nuestra página web usa cookies y otras tecnologías de recopilación de datos para optimizar los servicios. Se sobrentiende que, al mantener el acceso, el usuario da su consentimiento tanto a nuestra Política de Privacidad, como al uso de esas tecnologías. Ver más

Buscar

Entrevistas

Un funcionario de la Cruz Roja dice que el coronavirus obstaculiza sustancialmente los esfuerzos humanitarios en Corea del Norte

03/06/2020 16:24
La fotografía, sin fechar, proporcionada por el Comité Internacional de la Cruz Roja, muestra a Thierry Ribaux. (Prohibida su reventa y archivo)

Seúl, 3 de junio (Yonhap) -- La mayoría de los programas humanitarios en Corea del Norte se han suspendido, debido a que los cierres fronterizos y otras medidas globales estrictas contra el nuevo coronavirus han dificultado el conseguir y enviar los materiales necesarios para la asistencia al Estado comunista, ha dicho, un funcionario de la Cruz Roja.

Thierry Ribaux, quien dirigió la oficina del Comité Internacional de la Cruz Roja (CICR) en Pyongyang hasta inicios de febrero, dijo también que la organización no tenía otra alternativa que mantener sus operaciones a un nivel "mínimo", puesto que se les ha hecho casi imposible no solo conseguir los materiales, sino también llevar su personal al país.

Ribaux partió de Pyongyang a finales de enero, mientras Corea del Norte estaba tomando una serie de medidas drásticas contra el nuevo coronavirus para evitar el COVID-19, y, desde entonces, ha estado monitorizando estrechamente las actividades humanitarias en Pyongyang, como jefe adjunto de la misión del CICR en Pekín, a cargo de la coordinación regional.

Ribaux dijo, en una entrevista por escrito con la Agencia de Noticias Yonhap, que las medidas de prevención tomadas por los Estados en relación con la pandemia del COVID-19 han afectado sustancialmente la implementación de las actividades humanitarias en la RPDC. La RPDC son las siglas de la República Popular Democrática de Corea, el nombre oficial de Corea del Norte.

Agregó que ello condujo, en particular, a la imposibilidad de lograr la rotación de personal extranjero y la procura y envío regular de materiales, y, consecuentemente, el CICR tuvo que suspender, de forma temporal, la mayoría de los programas.

Desde que empezó el brote del nuevo coronavirus en la ciudad china de Wuhan, a fines del año pasado, Corea del Norte ha estado tomando unas medidas relativamente rápidas y drásticas contra el nuevo coronavirus, mediante el cierre de sus fronteras y el endurecimiento de los criterios de cuarentena, lo que ha dificultado la entrada y salida de personas y bienes del país comunista.

Pyongyang afirma que no hay infecciones del nuevo coronavirus, pero persiste el escepticismo sobre el encubrimiento de un brote, que puede haberse propagado ya a lo largo del país, debido a su vulnerabilidad ante dicha enfermedad, altamente infecciosa, en medio de una infraestructura médica insuficiente.

Según se informa, algunas embajadas en Pyongyang han cerrado temporalmente, mientras que los diplomáticos y trabajadores auxiliares retornaron a sus países como medida de precaución.

El CICR, con sede en Ginebra, es conocido por su compromiso humanitario mundial hacia las víctimas de la guerra y la rehabilitación, y ha operado su oficina en Pyongyang desde 2002. Usualmente mantiene 6 trabajadores del CICR, junto con cerca de 20 trabajadores norcoreanos, para coordinar con las autoridades locales.

Ribaux dijo que cuatro de sus trabajadores extranjeros fueron enviados a casa en marzo y que no fue parte de una evacuación, sino, más bien, una "rotación regular del personal". Sin embargo, no pudieron enviar al Norte sus reemplazos, incluido el suyo propio, obligando a la organización a mantenerse apenas con "algunas actividades mínimas".

Añadió que, actualmente, dos trabajadores extranjeros están trabajando en la misión en Pyongyang, para garantizar que algunas actividades mínimas continúen en marcha; sin embargo, aseguró que todavía mantienen la capacidad para reanudar las actividades, junto con sus socios de la Sociedad de la Cruz Roja de Corea del Norte, tan pronto como la situación lo permita, que ha resultado ser un desafío.

Cuando le preguntaron sobre su evaluación de la respuesta de Corea del Norte contra el nuevo coronavirus, Ribaux rehusó responder, debido, al parecer, al principio de neutralidad política que el CICR mantiene estrictamente para los países anfitriones; sin embargo, señaló que la Cruz Roja de Corea del Norte ha "contribuido" a tales esfuerzos con el apoyo de la Federación Internacional de Sociedades de la Cruz Roja y de la Media Luna Roja (FICR).

Ribaux denominó su tiempo en Corea del Norte como un "año intenso", en el cual ha experimentado de primera mano varios proyectos humanitarios en el país hermético, mediante una coordinación estrecha con las autoridades norcoreanas.

En particular, citó un "proyecto plurianual de sala de emergencia", lanzado a principios de 2019, en el Hospital de la Facultad de Medicina de Pyongyang, como una de las experiencias más memorables que ha tenido en el Norte, aunque dicho proyecto también fue suspendido recientemente debido a la pandemia del nuevo coronavirus.

El objetivo del proyecto era mejorar la asistencia sanitaria de emergencia, al crear un "prototipo funcional", que trata a los pacientes con enfermedades graves o potencialmente mortales, con los conocimientos y recursos correctos.

La necesidad de dichos servicios debe haber aumentado como consecuencia de la pandemia del nuevo coronavirus. El presidente del Comité de Asuntos de Estado norcoreano, Kim Jong-un, también mostró un gran interés en el proyecto de construcción de un hospital a gran escala, al asistir a la ceremonia de inauguración de la construcción, celebrada en marzo.

Ribaux dijo que está especialmente contento, ya que lograron, en tan solo unos meses desde que llegó a Corea del Norte, poner en marcha el ambicioso proyecto de la sala de emergencia, que requirió un esfuerzo colectivo de la Sociedad de la Cruz Roja de Corea del Norte, el Ministerio de Salud Pública y el CICR.

Agregó que llegaron rápidamente al entendimiento común sobre el objetivo del proyecto, y se creó un ambiente muy propicio, mencionando que espera que el proyecto se reanude en la misma línea cuando puedan reiniciar las actividades.

nkim@yna.co.kr

(FIN)

Tamaño del texto

Ejemplo del tamaño de letra

A A

Guardado

COMPARTIR

Para obtener el enlace, pulse de forma prolongada la URL