Go to Contents
Buscar

Últimas noticias

El caso del delincuente sexual de Telegram es enviado a la fiscalía

25/03/2020 10:18
Cho Ju-bin, el principal sospechoso en un caso de extorsión masivo en el servicio de mensajería Telegram, habla con los reporteros, el 25 de marzo de 2020, en la estación de policía de Jongno, en el centro de Seúl.

Seúl, 25 de marzo (Yonhap) -- El hombre sospechoso de extorsionar a decenas de víctimas, incluidas menores de edad, para que realizaran actos sexuales violentos, que fueron grabados, y vender el contenido en salas grupales de chat del servicio de mensajería Telegram, ha sido entregado, este miércoles, a la fiscalía, para una mayor investigación.

Se sabe que al menos 74 personas, incluidas 16 mujeres menores de edad, fueron víctimas del delito, conocido como "el caso de la sala Enésima", en el cual, el principal sospechoso, Cho Ju-bin, atrajo, supuestamente, a las víctimas para que se tomaran fotos comprometedoras, obligándolas después a realizar actos sexuales más grotescos.

La Agencia de Policía Metropolitana de Seúl envió el caso de Cho a la fiscalía acusándole de violación de la ley de protección de niños y jóvenes contra los delitos sexuales.

El hombre, de 24 años, cuyo nombre y foto fueron publicados el martes, apareció públicamente, esta mañana, cuando fue transferido a la fiscalía desde una unidad de detención en la estación de policía de Jongno, en el centro de la capital.

Cho, que llevaba un collarín y una venda en la cabeza, dijo que se disculpaba genuinamente con todos los que han sufrido los daños que causó, incluidos el presidente de la emisora por cable JTBC, Sohn Suk-hee, el exalcalde de la ciudad suroriental de Gwangju, Yoon Jang-hyeon, y el periodista Kim Woong.

Todavía se desconoce por qué mencionó los nombres de los tres hombres.

El sospechoso agradeció por frenar la vida de un demonio que no podía ser detenido. Sin embargo, no respondió a las preguntas sobre si reconoce los cargos y siente remordimientos por sus supuestos actos.

Fuera de la estación de policía, algunas personas protestaron con gritos, deseando al sospechoso que sufra de dolor y pidiendo a las autoridades que le impongan el castigo legal más severo posible.

La policía planea continuar su investigación en el caso de Cho para identificar cargos adicionales y la cantidad de ganancias financieras que presuntamente obtuvo por el delito, que ha conmocionado al país y provocado la indignación pública.

ruy@yna.co.kr

(FIN)

Tamaño del texto

Ejemplo del tamaño de letra

A A

Guardado

COMPARTIR

Para obtener el enlace, pulse de forma prolongada la URL